21 de julio: Fiesta Nacional de Bélgica

Por supuesto que se puede seguir la fiesta nacional del país por la televisión desde el sofá con toda la comodidad del mundo. Pero la ciudad cuenta con más de 100 000 lugares en los que se celebran distintas actividades, así que no tienes ninguna excusa para no sumarte a la fiesta en Bruselas.

Puedes empezar el 20 de julio asistiendo al concierto de la Orquesta Nacional de Bélgica en Bozar.

Los que prefieran otros ambientes más animados tienen una cita con el Bal National en les Marolles. En la place du Jeu de Balle, la más querida por los habitantes de la ciudad, la fiesta comienza el día antes de la celebración y se prolonga hasta las primeras horas de la mañana.

  • Misa y celebraciones

    Mientras que la familia real asiste a la misa matinal del 21 de julio en la catedral de San Miguel y Santa Gúdula, sus súbditos comienzan las celebraciones a las 10 de la mañana. Desde el palacio de justicia hasta el parlamento, numerosos espectáculos gratuitos se reparten por toda la ciudad.
    Por la tarde se celebra el tradicional desfile del ejército, la policía y los servicios civiles. Una marcha impresionante que va acompañada por el saludo de los aviones al rey, el punto álgido del espectáculo.

  • Bandas y mejillones con patatas fritas

    ¿Tienes un poco de hambre? ¡Es el momento perfecto! A partir las 16:00, dirígete hacia los fantásticos mejillones con patatas fritas que encontrarás en la place du Jeu de Balle. Podrás disfrutar de este plato nacional rodeado de bandas, majorettes y acordeones. Por la noche, podrás dar lo mejor de tí en el baile popular.

  • Fuegos artificiales

    A continuación, dirígete hacia el Palacio Real, donde la fiesta alcanza su máximo apogeo de actividades y diversiones hasta el final de la noche, que culminará con el gran espectáculo musical de fuegos artificiales. El broche de oro para una jornada inolvidable que, por suerte, no se habrá pasado delante de la televisión.