¡Descubra el barrio europeo!

El barrio europeo de Bruselas está formado por plazas animadas, comercios originales, excepcionales zonas verdes, museos de renombre internacional y, ante todo, una oferta interesante presentada de manera atractiva de todas las instituciones europeas posibles. ¡Una parada obligatoria! Gracias a este resumen y a sus consejos prácticos, los visitantes podrán recorrerlo por el buen camino.

  • Cuatro plazas, cuatro puntos de partida

  • Las cuatro plazas principales constituyen de inmediato cuatro puntos de partida y de orientación en el barrio europeo.

    La plaza de Luxemburgo constituye sin duda un buen punto de partida. Con sus numerosas terracitas y pequeños restaurantes en la plaza y en sus inmediaciones, esta plaza de estación de arquitectura neoclásica, apodada Plux, constituye el lugar de encuentro por excelencia para los jóvenes expatriados de las instituciones europeas, principalmente los jueves por la noche. Le aconsejamos que tome un aperitivo distendido en el mercado ecológico de moda los martes o en Mer du Nord, un poco más adelante en la rue du Luxembourg. ¡Ideal para impregnarse del carácter internacional de Bruselas!

    La plaza Jourdan, que fue totalmente renovada en el 2017, es un punto central internacional y local de terrazas, cafeterías y agradables restaurantes que ofrecen una cocina belga e internacional.

    La rotonda Schuman ofrece unas vistas impresionantes a dos de los tres centros de decisión importantes de la Unión Europea. Consejo: dé un paseo por las proximidades del edificio Europa iluminado. La vista del Arco de Triunfo del Parque del Cincuentenario se le presentará en primer plano.

    La plaza Jean Rey es el nuevo lugar de moda en el barrio de la UE. Los eventos gastronómicos y las tiendas de moda le dan un aire renovado desde hace poco.

  • La Unión Europea

  • La visita de la Unión Europea comienza en los centros de visitantes de la Estación Europa o, en el caso de los grupos, en el Atrium. Continúa en dirección al Parlamentarium, la Casa de la Historia Europea, la explanada Solidarnosc, el hemiciclo del Parlamento Europeo o la imponente arquitectura de las instituciones, como el edificio Europa, el Capricho de los Dioses (Parlamento Europeo) o el Berlaymont. Los grupos pueden reunirse en los centros de visitantes de las instituciones europeas, donde los funcionarios de la UE les explicarán de forma pormenorizada (y en ocasiones incluso a medida para los grupos) el funcionamiento de la Unión Europea o de alguna institución. El punto de información Europa, un centro de visitantes y de documentación sobre la UE, también está abierto sin reserva a los particulares y a los grupos.

  • Arquitectura: para todos los gustos

  • Los amantes de la arquitectura de todo tipo encontrarán sin duda lo que buscan en el barrio europeo. De hecho, pueden admirarse importantes exponentes de Art Nouveau y de Art Déco en las plazas, siendo la casa Saint-Cyr el ejemplo más visible y que no puede perderse bajo ningún concepto. Cerca de la plaza de Mérode, descubrirá también la casa Cauchie y llegará, algo más lejos, a los gigantescos edificios del Parque del Cincuentenario, construidos por Leopoldo II con motivo del cincuentenario del Estado belga. El Parque Leopoldo, por último, alberga un patrimonio arquitectónico único, en el que destaca la magnífica biblioteca Solvay y el edificio Eastman, que alberga el Museo de la Historia Europea. Por supuesto que no nos olvidamos, por último, del Berlaymont, del edificio Europa y del Résidence Palace, todos de estilo Art Déco y en las inmediaciones.

  • Compras y gastronomía

  • ¿Le apetece una buena comida o ir de compras? En este caso, empiece por una de las plazas mencionadas anteriormente, por ejemplo la plaza Jean Rey. En esta plaza encontrará el Grand Central (uno de los bares más grandes de Bruselas) y, un poco más lejos, en la plaza Jourdan, podrá comprar patatas fritas belgas en la freiduría Antoine o disfrutar de un delicioso almuerzo franco-belga en el elegante entorno Art Déco del Résidence Palace. Aún cerca de la plaza Jourdan, podrá degustar comida exótica en Oriento o El Turco. Pero el barrio también ofrece diferentes tiendas originales o internacionales, como Pauzz, un centro de masajes y relajación al estilo japonés, o Librebook, una librería y cafetería cultural que ofrece literatura de más de 20 países.

     

  • Museos de gran calidad

  • El barrio europeo alberga toda una serie de museos de gran calidad y de talla mundial que no puede perderse. Por ejemplo, el Parque del Cincuentenario aloja las colecciones de los Museos Reales de Arte e Historia, que abarcan un período que va de la prehistoria al siglo XX, los cientos de coches de colección del Autoworld y las decenas de aviones, tanques, uniformes y otros objetos miliares del Museo Real de las Fuerzas Armadas e Historia Militar. El Real Instituto Belga de Ciencias Naturales también es conocido mundialmente por su colección de dinosaurios y, el Museo Wiertz, por sus cuadros de varios metros de alto de este excéntrico pintor belga.

  • Europa verde

  • ¿Le apetece hacer una pausa? Puede hacerlo en los magníficos parques del barrio europeo. El Parque del Cincuentenario cuenta con jardines de estilo clásico, con largos caminos y avenidas rectilíneas, y presenta una gran simetría, construida alrededor de un eje central. En el parque se ha erigido un impresionante arco de triunfo así como magníficos cobertizos y arcadas. El Parque Leopoldo es un magnífico parque paisajístico inglés y un museo de arquitectura al aire libre. Un auténtico oasis en el barrio europeo, con estanques y superficies empinadas.