Ocho recomendaciones: visita de bajo presupuesto a Bruselas

Ocho recomendaciones: visita de bajo presupuesto a Bruselas

Las escapadas urbanas son un hobby que a veces puede acabar con nuestro bolsillo. Sin embargo, no tiene por qué ser así, y mucho menos en Bruselas. Esta ciudad da la bienvenida a todo el mundo y, además, se puede explorar sin gastarse mucho dinero. Ocho recomendaciones.

  • 1. Visitas económicas a museos 

    Con sus más de cien museos, Bruselas tendrá opciones para todos los gustos. Además, se pueden visitar numerosos museos gratuitamente los siete días de la semana.

    Entra en contacto con la historia y la organización de Europa en un recorrido por la Casa de la Historia Europea y el Parlamentarium.  Justo haciendo esquina encontrarás el museo Wiertz.

    ¿Aún no has oído hablar nunca de la figura polémica del romanticismo belga Antoine Wiertz y de sus espectaculares cuadros? Ponle remedio enseguida, y de forma gratuita

    El Banco Nacional de Bélgica, establecido en un hermoso edificio bancario del siglo XIX, resulta ideal para todo el que quiera saber más sobre el funcionamiento de un banco central europeo. Haz un recorrido por la historia del dinero, incluso si estás sin blanca.

    ¿Quieres zambullirte en la ciudad teniendo sus costumbres presentes? En ese caso, la exposición experience.brussels constituye la mejor iniciativa.

    Además, existen aún muchos más museos de visita gratuita en determinados días, en concreto el primer miércoles (después del mediodía) o el primer domingo de cada mes. Algunos de ellos son: el Museo de Arte e Historia, el Museo Real de Bellas Artes de Bélgica y el Museo de las Ciencias Naturales. Ten en cuenta que para visitar el Museo Magritte es necesario reservar con antelación en su página de Facebook. Está cayendo una buena tormenta, y con razón.

    Durante los meses de otoño, tres museos abren sus puertas un jueves por la noche. Estos museos nocturnos son gratuitos o su entrada asciende a unos pocos euros. El programa también cuenta con numerosos talleres, animaciones, recorridos y fiestas.

    Para los verdaderos amantes de la cultura a quienes no les importa gastarse el dinero, existe la tarjeta Brussels Card. ¡A partir de 27 € podrás darte el capricho de disfrutar de más de 40 museos!

  • 2. De paseo en la ciudad

    Explora los barrios de Bruselas, gratis y sin nada a cambio, a través de dieciséis paseos de barrio. Podrás encontrar estas tarjetas en nuestras oficinas de recepción de forma gratuita.

    Algo más clásico, pero no por ello menos estimulante, es un free walking tour en la plaza del Grote Markt. La propina para el guía al final del recorrido es de contribución libre, por tanto, depende exclusivamente de ti.

    ¿Cautivado por el arte callejero y los cómics? En ese caso, puedes descubrir Bruselas de la mano de un recorrido de arte callejero y de cómics muy bien estructurado, y todo ello completamente gratis.

    También tienes la opción de pasear con un residente local, que te hará un recorrido de su Bruselas y poco a poco te revelará muchos secretos a cambio de una sonrisa.

    Visita una iglesia. En Bruselas no es necesario pagar entrada para hacer una visita a sus numerosas iglesias y catedrales. La Catedral de San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas, la Iglesia de Nuestra Señora, la Basílica del Sagrado Corazón y la gruta de Nuestra Señora de Lourdes reciben con los brazos abiertos a devotos y a menos devotos.

  • 3. Hacer una parada en el parque

    ¿Estás cansado de tanto caminar? Recupera fuerzas en uno de los abundantes parques de Bruselas. Un banco, el suave césped y un espacio con sombra no cuestan absolutamente nada. En los meses de verano, además, se pueden encontrar diferentes quioscos entre el frondoso verde, donde podrás descansar con una bebida o un aperitivo.

  • 4. Las gangas no tienen por qué ser caras

    ¡Compra barato y sostenible! Bruselas en un paraíso de tiendas de segunda mano y vintage, donde podrás adquirir prendas de ropa o accesorios a precios irrisorios.

    También puedes hacerte con varios objetos de curiosidades en el rastro más grande de Europa de la plaza de Vossenplein. Si allí no encuentras algo de su gusto, puedes probar suerte en alguno de sus numerosos mercadillos.
    Un detalle importante: enero y julio son los meses de rebajas en Bruselas. 

     

  • 5. Comida callejera, aperitivos y «hacer base»

    Para disfrutar de una sabrosa comida en Bruselas, no es necesario gastarse mucho. Después de todo, aquí tenemos los famosos puestos de patatas fritas, donde por unos pocos euros te puedes quedar satisfecho. Otras comidas rápidas, como el durum, la metralleta o las samosas triangulares que podrás encontrar en tiendas abiertas las 24 horas, también son una buena opción para tu bolsillo. Hay que reconocer que estas comidas grasientas no son las opciones más saludables, pero sí que son muy avenidas cuando, si haces una ruta de bares, quieras probar la mayor cantidad de cerveza belga posible. «Hacer base», así se dice en Bélgica.

    El «City 2», el centro comercial de la zona de Rogier, cuenta desde hace poco con una nueva zona de restaurantes: «Eats». Puedes visitarla para degustar platos de comida italiana, vietnamita, libanesa, mejicana...

  • 6. Alrededor del mundo con escaso presupuesto

    En la mayoría de restaurantes, un plato de sopa con pan no cuesta un ojo de la cara.

    ¿Existe espacio para algo más? En Bavet y en Monk (situados en el centro) y en Le Cabestan de la zona de Uccle podrás acudir si deseas para un plato de espagueti a precios reducidos. Este último está abierto las 24 horas.  Otras obras maestras del Mediterráneo las podrás encontrar en Cabraliego: ¡te damos la bienvenida a la España de Bruselas! También las encontrará en los restaurantes italianos de «Nona» y «Spago». 
    Otro restaurante muy admirado es My Tannour, donde podrás degustar deliciosos platos artesanales de Siria.  Todos los amantes de la comida callejera libanesa también pueden dirigirse a Semsom. Aún más exóticos son los burritos de «Chez wawa», los rollitos de primavera de «Knees to Chin» y las gyozas japonesas de «Tamuki» y «Makisu».

  • 7. Una función por la mitad de precio

    Súper consejo de ahorro: Se puede disfrutar de una película, una función de danza o de teatro a mitad de precio gracias a la venta de entradas mediante Arsène 50.

  • 8. Sumérgete en la vida nocturna

    ¡Bruselas conserva su marcha después de la puesta de sol! Cada noche podrás disfrutar de conciertos y jams sessions en numerosos bares de Bruselas. Con algo de suerte, estarás dentro de la «happy hour», y, con dos bebidas por el precio de una, podrás relajarte cómodamente mientras suena una suave melodía de fondo. En algunos clubes nocturnos te dejarán pasar por muy poco dinero, siempre que entres antes de la medianoche (a veces antes de las 23 h).