Manneken-Pis

Conocido también con el nombre de «Ketje de Bruselas», es uno de los personajes más queridos por los bruselenses.

Tanto los turistas como los propios belgas se acercan a visitar el Manneken-Pis, para reírse de este hombrecillo, a menudo, ataviado con uno de sus 654 vestidos (su guardarropía está expuesto en la Casa del Rey, en la Grand-Place).

Alrededor de esta figura simbólica de Bruselas se han difundido un gran número de leyendas. La más común es la que cuenta que, gracias al gesto natural con el que fue esculpido, habría apagado la mecha encendida de una bomba destinada a la Grand-Place.

En realidad, esta fuente se construyó bajo el reinado de los archiduques Alberto e Isabel para abastecer al barrio con agua potable.

Información práctica

  • Rue de l'Etuve
    1000 Bruxelles