Museo BELvue

Conocido como el museo de Bélgica y su historia, pero también como "centro para la democracia", el establecimiento posee una musicografía completamente rediseñada.
Democracia, prosperidad, solidaridad, pluralismo, migraciones, idiomas, Europa: El museo BELvue te propone descubrir el país a través de diferentes temáticas, el enfoque es original, ya que cada temática se explica en primer lugar con la ayuda de testimonios actuales y a continuación es contextualizada a través de la historia. Más de 200 objetos componen una galería para encarnar la memoria material del país. Encontrarás, por ejemplo, una litografía de Magritte, los vasos de cristal de Val Saint-Lambert, un disfraz del carnaval de Binche, ¡Y un balón firmado por los Diablos Rojos!

Este edificio, originalmente utilizado como hotel, se construyó en 1776 y fue abierto durante el transcurso del año siguiente, en un centro con vocación turística, comercial y muy cosmopolita. El establecimiento recive esencialmente turistas, en su mayoría ingleses, pero no cualquier turista: Se trata de un hospedaje de lujo, con clientes prestigiosos. De estilo neoclásico, como el conjunto de la Place Royale, el edificio favorece la sobriedad y las proporciones armoniosas. La vista interior le ofrecerá más detalles del decorado.
El Parque de Bruselas constituye un centro de atracción para los turistas: esta visita al parque es en efecto una excelente actividad a elegir. "Entre media hora y una hora, este paseo se convierte generalmente en un punto de reunión para la diversidad, desde extranjeros hasta gente rica. Esta macedonia de nacionalidades que encontramos enriquece el ambiente del lugar".
Si globalmente, las relaciones entre Bellevue y su ilustre vecino - El Palacio Real - siguen siendo buenas, el hotel hospeda a menudo a distinguidos invitados de entrevista real. Pueden haber surgido ciertos roces especialmente a causa de la contrucción de terrazas adyacentes al establecimiento, proporcionando una magnífica vista al Real Jardín de las Plantas Medicinales, el cual no era del agrado de Leopoldo ll.

Véase el folleto sobre la historia del edificio disponible en el lugar.

Comprar la tarjeta Brussels Card

Información práctica