Gastronomía

En Bruselas, la gula es un pecado delicioso y todos los productos tienen alma. Mejillones nacarados, patatas fritas crujientes, chocolates con aromas hipnóticos, el sabor amargo en distintos grados de sus cervezas... Bruselas se disfruta en las grandes casas, en los restaurantes agradables o en las neo-cantinas. Y para los trotacalles, los puestos callejeros de patatas fritas y los food trucks con sabores del mundo que embriagan las calles bruselenses. Déjese llevar por sus papilas gustativas.

¡Vaya, lo sentimos! Pruebe algo distinto en Bruselas